La familia del corazón


2018-11-13 09:28:38


-Quienes tenemos la fortuna de tener a nuestra familia biológica somos personas muy bendecidas.



Voces ensortijadas/María Gabriela López Suárez

..

San Cristóbal de Las Casas/San Cristóbal Press/a 13 de Noviembre e 2018

¿Cuántas veces se han detenido a agradecer por la familia que tienen? Quienes tenemos la fortuna de tener a nuestra familia biológica somos personas muy bendecidas. Hay familias pequeñas, otras numerosas, las que están unidas en los momentos alegres y en los difíciles, las que se frecuentan poco y también, las familias que no están en contacto pero sabemos que allí están, en algún lugar del universo.

Conocer a nuestra familia biológica es lindo, sentir su presencia física y espiritual, su acompañamiento, su amor y también sus llamadas de atención, son algunos de los bellos elementos por los que vale la pena continuar andando en la vida.

Y en este caminar es importante reconocer que una va encontrando a personas en el recorrido que llegan a ser más que sólo pasajeros en el mismo viaje. Es decir, se van tejiendo lazos que forman una red muy especial, donde el corazón, la sinceridad, la amistad, la sororidad, el compañerismo, la complicidad, son algunos de los ingredientes que la van integrando hasta llegar a formar una familia. Sí, una familia con la que se puede contar en la salud y en la enfermedad, en la abundancia y en la precariedad, en la alegría y en la tristeza…

Seguramente ustedes saben de qué otra familia les estoy platicando, cada persona tiene sus propias historias y andanzas que dan pauta para la conformación de ella, la familia del corazón. Quienes la integran pueden ser desde amistades de la escuela, del ámbito laboral, religioso o espiritual, de algún grupo deportivo, de actividades que suelan hacerse en los ratos libres, de personas vecinas donde se viva, de colegas profesionales, de compas que no tienen nada que ver con la actividad que una realiza pero con las que se tienen elementos en común. 

Esta semana, esa frase resonó en mi corazón al escucharla al final de un examen profesional, gracias doña Laura Cid por permitir que viniera a mí la familia del corazón. En el andar he aprendido a valorar y atesorar a cada integrante de esta familia, la del compañero de vida, las amistades de siempre, las que se han sumado con el paso de los años y que he conocido en espacios y experiencias distintas, las que a través de miles de kilómetros de distancia se encuentran, permanecen y se fortalecen, las que son mis docentes, las que son estudiantes y colegas, las hermanas y hermanos del corazón desde lo espiritual… a mis  familias,  biológica y del corazón, gracias, porque sin ustedes cada recorrido no tendría el sabor y sentido que le han dado a mis pasos.


San Cristóbal PRESS

Periodismo digital plural e incluyente
En una sociedad dividida, el respeto a las diversas formas del pensamiento es determinante.
Copyright © 2017 - 2018 sacristobalpress.com

Contacto

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
(01) 967-107-57-87
sancristobalpress@gmail.com

Redes Sociales