¿No todo está perdido?


2017-06-30 07:26:26


Preocupados por lo que pasa en San Cristóbal con la destrucción del ambiente y el deterioro de la vida pública, entre otros temas, y en general por la tragedia que vive el país, algunos jóvenes sancristobalenses han iniciado un proyecto que busca construir una nueva clase política...



Elio Henríquez Rotonda pública

..

Junio 30/2017

Preocupados por lo que pasa en San Cristóbal con la destrucción del ambiente y el deterioro de la vida pública, entre otros temas, y en general por la tragedia que vive el país, algunos jóvenes sancristobalenses han iniciado un proyecto que busca construir una nueva clase política que nazca desde la ciudadanía de forma honesta, humana y responsable para mejorar y transparentar la actividad pública.

Para ello se han agrupado en el colectivo denominado Adelante, que según sus palabras es un espacio de colaboración social e independiente, enfocado a generar alternativas que impacten en la  dignidad e igualdad en la calidad de vida de los pobladores de San Cristóbal de Las Casas, fomentando la participación sociopolítica de la ciudadanía, a través de la construcción colaborativa de una agenda ciudadana desarrollada por la voz y experiencia de los representantes de cada sector para crear una propuesta técnica y territorial que mejore, de manera transversal, las condiciones de vida de las y los sancristobalenses a corto, mediano y a largo plazos.

El grupo, creado a iniciativa del joven Sacbé Mayorga, busca impactar mediante políticas públicas participativas, producto de un proceso de ciudadanización y limpieza de las instituciones que administran el desarrollo sostenible y sustentable del entorno.

Los más de 15 muchachos que conforman el colectivo pretenden generar iniciativas y proyectos que propicien el poder ciudadano, formando liderazgos libres, a través de proyectos independientes que en su conjunto, transformen las condiciones multiculturales y sociodemográficas de San Cristóbal, formulando estrategias de participación ciudadana dirigidas al respeto de los derechos humanos, la cultura de paz, la transparencia y la responsabilidad ciudadana con el ambiente.

Buscan transformar la cultura política y democrática de la ciudad coleta colocando a la ciudadanía en el centro de sus decisiones públicas, bajo la premisa de que la sociedad civil organizada, responsable y con objetivos concretos es la que puede desarrollar acciones sustantivas para construir el San Cristóbal que merecemos.

La propuesta es alentadora porque surge de un grupo de jóvenes bien intencionado y preocupado por el terrible deterioro que en general se vive en México y porque su ideal es tratar de incidir para que las cosas cambien.

Tal vez se trata de algo utópico, pero si nadie hace el intento estaremos más perdidos como sociedad. Qué mejor que los jóvenes tomen iniciativas de este tipo para que sean las nuevas generaciones las que incidan para tratar de modificar la situación actual, cada vez más insoportable porque los gobernantes, de todos los niveles, se apropian de los recursos públicos de una manera descarada, como si fueran de ellos. Hay jóvenes, y adultos, claro, que están hartos de esta situación y buscan de alguna forma que las cosas cambien.

Es cierto que cuando aparecen este tipo de planteamientos la población en general desconfía por todos los antecedentes que se tienen, y más si surgen en coyunturas preelectorales como la actual porque es relativamente fácil que se desvíen del camino y de los objetivos centrales, además de que casi todos los que intentan algo parecido en el discurso sólo buscan una candidatura “aunque sea” a una regiduría porque cada vez más las personas tratan de ganar la mayor cantidad de dinero sin trabajar o de la manera más fácil, como en general sucede en los ayuntamientos.

Por ello es importante que personas adultas con calidad moral, con honestidad acompañen este proceso para que siga adelante sin salirse de los lineamientos trazados al nacer. Si se mantiene en esa dirección el proyecto podrá ganarse la confianza de la gente e incidir de alguna forma en la toma de decisiones de las autoridades municipales en turno.

Por ello es necesario hacer a un lado cualquier pretensión de impulsar desde ese proyecto la candidatura de alguno de sus integrantes, pues en el momento en que acepten participar con algún partido político habrá acabado la esperanza de cambiar. Más bien, el grupo debe de procurar incidir desde afuera en las políticas públicas y tal vez más adelante, si hay condiciones, intentar otra alternativa política. En candidaturas independientes ni pensarlo porque después de lo que pasó con Jaime Rodríguez El Bronco en Nuevo León, han dejado de ser una opción de gobierno. Por ahora.

Hay que reconocer que no es fácil mantener una línea vertical -y la congruencia- sin moverse de los objetivos, sobre todo cuando lo más probable es que aparezcan ofertas para que se incorporen a algún proyecto político, en caso de que la aventura tenga el éxito que se espera.

Algunos de estos inquietos jóvenes tienen seguramente opciones de desarrollo personal en otras instancias, pero han decidido involucrarse porque aman a San Cristóbal, les duele su deterioro y desean en verdad que las cosas cambien para bien, para que en general mejore la situación de los habitantes de la ciudad coleta. Y si el experimento funciona, podría extenderse a otras latitudes.

La coyuntura actual no es la mejor para la juventud, es cierto, ya que los antecedentes más inmediatos son desastrosos, por decir lo menos, con el ejemplo de los exgobernadores pertenecientes a esta generación, que están en la cárcel o huyendo de la justicia, como Javier Duarte de Ochoa en Veracruz y Roberto Borge Angulo de Quintana Roo, más los que se agreguen en el futuro.

¿Podrá alguien confiar fácilmente en los jóvenes después de estos ejemplos? Seguramente hay muchos muchachos con conciencia social que piensan diferente a este grupo de políticos frívolos, impreparados, que no son políticos, pero estos antecedentes poco les ayudan desgraciadamente.

El colectivo Adelante ha comenzado con una campaña de recolección de llantas a cambio de un árbol, con la finalidad de descontaminar un poco el ambiente. Y así irán echando a andar otros proyectos que ojalá impacten en la sociedad y algo se pueda hacer para modificar de algún modo las cosas. ¿Puede decirse que no todo está perdido? Probablemente sí, mientras existan personas como estos jóvenes dispuestos a buscar la forma de cambiar la situación actual.


San Cristóbal PRESS

Periodismo digital plural e incluyente
En una sociedad dividida, el respeto a las diversas formas del pensamiento es determinante.
Copyright © 2017 - 2018 sacristobalpress.com

Contacto

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
(01) 967-107-57-87
sancristobalpress@gmail.com

Redes Sociales