¿Albores, Ramírez Aguilar, Melgar?


2017-07-11 05:51:22


Lo ocurrido la semana pasada en la asamblea estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) está relacionado directamente con la disputa de quién encabeza la candidatura de la eventual alianza a la gubernatura de Chiapas entre ese partido y el Verde Ecologista de México (PVEM).



Rotonda pública por Elio Henríquez

..

¿Albores, Ramírez Aguilar, Melgar?

Lo ocurrido la semana pasada en la asamblea estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) está relacionado directamente con la disputa de quién encabeza la candidatura de la eventual alianza a la gubernatura de Chiapas entre ese partido y el Verde Ecologista de México (PVEM).

Es tan claro que ese mismo día, decenas de Comités Municipales del PVEM dieron a conocer una carta en la que expresaron su decisión de no aceptar la “imposición” del candidato a la gubernatura, en referencia a la posibilidad de que el senador Roberto Albores Gleason, actual dirigente estatal del tricolor, sea el abanderado.

Vamos por partes: El diputado local priísta Willy Ochoa denunció el pasado 6 de julio que “el Comité Directivo Estatal” que encabeza Albores Gleason “le cerró la puerta a una parte de la militancia y a priistas reconocidos que sólo buscan el fortalecimiento y la unidad priista rumbo a las elecciones de 2018”. 

El diputado, que responde a los intereses del ex líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y de funcionarios con mucho poder político en el estado, se hizo acompañar por la exlíder y ex legisladora local y federal, Arely Madrid Tovilla, aunque dio la impresión de que ella lo hizo más de manera circunstancial.

Ese mismo día, Albores Gleason y el recién nombrado secretario de vinculación del Comité Ejecutivo Estatal del PRI, Bayardo Robles Riqué, le respondieron a Ochoa que no era posible dejarlo entrar porque él y su grupo llegaron después de las 10 de la mañana, hora máxima para ingresar al auditorio según la convocatoria correspondiente. Ambos argumentaron que permitir su ingreso abriría la posibilidad de que la asamblea fuera impugnada. Todo mundo, incluido Ochoa, sabía que habría otra puerta de acceso en la parte posterior por la cual ingresaron quienes llegaron tarde.

La interpretación de algunos priístas y observadores ajenos a ese partido es que Ochoa llegó deliberadamente tarde para “denunciar” que no se le había permitido el acceso, pues conoce los estatutos y sabía que después de las 10 no podría entrar, pero tendría el argumento de “golpear” políticamente a Albores Gleason por iniciativa propia o por componendas políticas con actores que ocupan importantes puestos de poder en el estado.

Al parecer, Albores Gleason se perfila como el posible abanderado de la eventual alianza PRI-PVEM, pues es hombre cercano al dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza. Por eso es que los verdes reaccionaron ese mismo día de la asamblea diciendo que ellos son “la primera fuerza política en el estado y nos respaldan más de 700 mil votos para ganar otras batallas electorales. Esa fuerza nos permite estar vigentes frente a los tiempos actuales pero también nos impide aceptar cualquier imposición, venga de donde venga. La militancia verde merece respeto”.

Habrá que recordar que el gobernador Manuel Velasco Coello, militante del PVEM, encabezó la alianza –y ganó la gubernatura- con el PRI, cuando éste era la segunda fuerza y el Verde la tercera o cuarta. Ahora, ha comenzado fuerte la pelea por ver quién de los dos partidos pone al candidato.

Podría decirse que por el tricolor es probable que el elegido sea Albores Gleason, aunque podría tener una fuerte competencia con José Antonio Aguilar Bodegas, quien a la fecha no ha definido públicamente si participará o no en el proceso interno de selección, a pesar de que muchos de sus correligionarios e incluso de otros partidos o personas sin militancia alguna, lo ven como la mejor carta para gobernar y tratar de medio enderezar-rescatar lo que queda del estado. Si decide entrarle al proceso interno podría generar mucho ruido y descuadrar lo que algunos ya tienen armado. Es una posibilidad.

Por el PVEM aparecen dos políticos visibles: El presidente del Congreso local, Eduardo Ramírez Aguilar, presente políticamente por los puestos que ha ocupado en este gobierno; y el senador Luis Armando Melgar, vinculado estrechamente con Tv Azteca y por tanto con fuertes intereses mineros y empresariales. Habrá que ver si alguno de los arriba mencionados no termina renunciando a su respectivo partido después del proceso interno de selección.

En medio de la rebatinga, es claro que separados, el PRI y el PVEM difícilmente ganarían la gubernatura en las elecciones de 2018, pero juntos no tendrían tantos problemas porque gobiernan en cerca de cien de los 122 municipios de la entidad, desde los cuales es posible operar e inclinar la balanza pues ahí está la estructura principal. El dilema entonces, está claro: Si compiten separados, ambos perderán, pero si van aliados podrían conservar el poder. ¿Les conviene?

Pero en una estrategia bien pensada, podría ocurrir que alguien buscara justamente que no se concrete la alianza para que gane el candidato de un tercer partido que podría ser Morena -o una alianza formada por otros partidos-, al cual podría llegar alguno de los priístas que quede fuera después del proceso interno de selección, aunque seguramente no sería el caso de Albores Gleason. No hay que olvidar que en las dos pasadas elecciones Andrés Manuel López Obrados se inclinó por el perdedor en el tricolor: Juan Sabines Guerrero y María Elena Orantes. El primero ganó con el ya clásico “haiga sido como haiga sido” y la segunda se quedó muy lejos.

Tomando en cuenta el laboratorio en que el PRI-gobierno convirtió las elecciones en el Estado de México el pasado 4 de junio, muchos priístas están seguros de que la alianza PRI-PVEM a nivel nacional es casi un hecho, por lo que siguiendo esa línea en Chiapas tendrá que concretarse para retener la gubernatura. Y no sólo eso: están ciertos de que Albores Gleason la encabezará.

Pero la advertencia de cuando menos una parte del PVEM chiapaneco también es contundente, según la carta de la semana pasada: “Queremos dejar de manera clara y contundente que los verdes de Chiapas iremos con un militante de nuestras filas”.

Podría decirse que con la asamblea priísta del pasado 6, comenzó de lleno, abiertamente, la disputa de la candidatura para la posible alianza PRI-PVEM o PVEM-PRI. Ello significa que en las semanas y meses por venir habrá de verse una pelea más fuerte por ver quién pone la cabeza. Si no hubiera acuerdo en la conformación de la alianza, igual se irán definiendo con mayor claridad los candidatos en esos dos partidos.


San Cristóbal PRESS

Periodismo digital plural e incluyente
En una sociedad dividida, el respeto a las diversas formas del pensamiento es determinante.
Copyright © 2017 - 2018 sacristobalpress.com

Contacto

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
(01) 967-107-57-87
sancristobalpress@gmail.com

Redes Sociales