Consigna mosquetera


2017-09-26 09:36:47


Dos cosas son ciertas… hace más de un mes que no escribía mi columna y la otra, aquella famosa frase “todos para uno y uno para todos”.



Isabel Araujo/ Intención

..

Dos cosas son ciertas… hace más de un mes que no escribía mi columna y la otra, aquella famosa frase “todos para uno y uno para todos”. Lo primero no es importante, lo segundo si es relevante.

Diecinueve y siete, son los días transcurridos de cada respectivo sismo registrado en el país. El primero de 8.2 grados en la escala de Richter y el último de 7.1

Entre réplicas, muertos, pánico y noticias amarillistas, México continúa consternado, asustado pero unido. Es increíble cómo el país ha demostrado solidaridad ante estas situaciones, desde ofrecer ayuda para retirar escombros, ofrecer sus viviendas como albergues, regalar alimento y agua, hasta hacer circo, maroma y teatro por recolectar víveres.

El primer sismo con epicentro en Pijijiapan, dañó varias localidades del estado y de nuestro estado vecino: Oaxaca. Como “efectos secundarios” muchas cuarteaduras en viviendas y escuelas, en San Cristóbal por ejemplo, las iglesias y lugares culturales fueron los afectados.

Sí… hubo muertos, sí, hay casas que ahora sólo son polvo y sí, haber experimentado aquella tragedia es simplemente inexplicable.

El segundo sismo, dejó más daños a pesar de haber sido de menor intensidad y es ahí donde todo el mundo volteó a ver a México, la ayuda incontrolable no se hizo esperar, de los propios mexicanos y de otros países. Actos de noble compañerismo se hacían presente hora tras hora. 

Las imágenes y vídeos en redes sociales nos ponían la piel chinita y hasta las lágrimas brotaban (bueno en mi caso, un par de veces lloré como bebé).

Todos y cada uno de esos actos me hicieron pensar en todas las situaciones que ha pasado el país, en cada evento afortunado o desafortunado del que siempre surge un meme, un coraje, una enseñanza y hasta una vergüenza. 

Por primera veztodo aquello no importó, no importaba si uno le iba al América y otro no, si el apellido era de una familia de mucho dinero, si era “chaca”, reguetonero o rockero, si prefiere ver “la rosa de Guadalupe” o novelas a leer, a que se dedica, nada… nada importó, sólo ayudar.

Qué bello país el nuestro, qué gente tan maravillosa con el mejor humor y la mejor intención. Eso, logró que cientos de personas estuviéramos orgullosas, cientos de nosotros recuperamos la fe en nosotros mismos, nos pusimos “chentos” como dicen en Comitán, por pertenecer a este país. 

Incluso llegué a pensar, otro terremoto ocurrió en Japón el 20 de Septiembre, un día después a la tragedia en México, lamentable que la naturaleza haga esto pero

bien sabemos que la culpa es nuestra, en fin; pensé en todas las personas afectadas en el país con la tecnología más avanzada del mundo, ¿cómo se las

habrán arreglado? ¿Qué tan destruidas quedaron sus viviendas? Sé que ellos también tendrán sus maneras de arreglárselas y no es por nada, pero existe una enorme diferencia con los mexicanos, nosotros tenemos cierta “chispa”, cierta

energía y características que nadie más las puede adoptar, claro ejemplo es todo este apoyo del que no se deja de brindar.

Lo importante aquí es no olvidar que la ayuda se necesitará por mucho más tiempo, no en un mes todo volverá a la normalidad y los víveres donados no les durarán hasta el fin del año. 

Hay que ser conscientes de ello y seguir, seguir apoyando como lo hemos venido haciendo, seguir demostrando que el país es el país más chingón

en cuanto a su gente. Depende de nosotros levantarnos, no de otros países aunque se les agradece la ayuda, mucho menos de los políticos que dicen no poder desequilibrar el dinero que les dan para sus campañas.

Aquí somos los mexicanos por los mismos mexicanos, aquí como lo escribió el dramaturgo jalisciense Juan Jo Rubio: “Nunca había retumbado tan fuerte en mi cabeza la consigna mosquetera ´Uno para todos y todos para uno´ como ahora.


San Cristóbal PRESS

Periodismo digital plural e incluyente
En una sociedad dividida, el respeto a las diversas formas del pensamiento es determinante.
Copyright © 2017 - 2018 sacristobalpress.com

Contacto

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
(01) 967-107-57-87
sancristobalpress@gmail.com

Redes Sociales